Cuando llega el verano, muchos padres comienzan su batalla invisible contra el estrés que les provoca el hecho de que sus hijos vayan a tener todo el tiempo del mundo. ¿En qué invertirlo? Difícil, sin duda, se hace esta cuestión cuando el calor comienza a intensificarse, ya que los pequeños han de mantenerse protegidos del sol y del calor. En este post os daremos unas cuantas orientaciones e ideas para poner en práctica este verano en el tiempo de ocio familiar.


Los peques terminan la escuela ya casi a finales de junio, lo cual permite cierto respiro para planear los acontecimientos vacacionales a los padres. Cuando comienza esta época es fácil entretener a los peques. Escapadas a la piscina o a la playa son buenas opciones diurnas, así como las tardes de juegos en el parque con sus amigos.

Es importante fomentar, en épocas de calor moderado, las actividades al aire libre con familiares o amigos para que el pequeño no pierda el ritmo de la escuela y así no llegue con una fatiga hastiosa a septiembre. Aunque los padres no estén de vacaciones, los niños pueden acercarse a domicilios familiares cercanos para pasar una mañana paseando y jugando tanto en el parque como en la piscina o la playa.

A mediados del mes de julio el calor comienza a ser más intenso y, por precaución, no se debería ir a la playa entre las 12:00 y las 17:00 de la tarde, ya que nuestro niño podría exponerse a altos niveles de rayos UVA que podrían dañar su piel, así como hipertermia o golpes de calor. Lo mejor para esas horas es realizar diferentes actividades dentro de casa que eviten la implicación de pantallas electrónicas lo máximo posible.

 

HACE CALOR ¿A QUÉ JUGAMOS?

Siguiendo la recomendación anterior, os proponemos algunas actividades para realizar durante las horas de más calor y, con esto, os demostramos que el calor y el juego son compatibles cuando se utilizan con responsabilidad.

POR LA MAÑANA

Las mañanas veraniegas son el momento de mayor actividad de los días de verano de los peques. Las salidas a la playa, piscina o parque, ayudan a que las horas pasen volando pero, cuando el calor acecha de verdad, las horas comprendidas entre las 12 y las 14 de la tarde pueden suponer todo un reto para las actividades de los niños. Para que estas horas no caigan en saco roto, os proponemos dos actividades perfectas para realizar a estas horas del día.

De 12 a 14. Hora de los deberes. Al salir del colegio en junio parece que la mayoría de niños olvidan gran parte de los conocimientos adquiridos, para evitar esto, os proponemos esta actividad durante unos cuantos días a la semana. No deberíamos obligarles a hacer deberes todos los días, ya que sólo fomentaríamos una mayor aversión a todas estas actividades en el pequeño. Además, recordad que hay que dejar que el niño realice los deberes sólo, así evitaremos futuras dependencias con las tareas. ¿Por qué a esta hora y no por la tarde? A las 12 de la mañana nuestro hijo estará cansado de jugar en la piscina, en la playa…es decir, habrá realizado ejercicio. Un estudio demuestra que cuando  más receptivos estamos cognitivamente es tras un entrenamiento físico, así que esta sería la hora perfecta para realizar los deberes.

De 12 a 14. Aprendiendo a cocinar. Los grandes concursos de la televisión nos han permitido conocer que hay gente que se inicia en la cocina muy temprano. Esta hora sería perfecta para realizar una actividad divertida y productiva como es el ayudar a preparar la comida que se va a ingerir después. Recordad nunca dejar solo a vuestro pequeño realizando esta actividad. Si vuestro hijo es demasiado pequeño para realizar según qué tareas, podéis sugerirle que realice las de menos responsabilidad y dificultad. Ojo, sugerirle. Recordad que esto tiene que parecerse lo máximo a un juego, por lo tanto no debe haber órdenes ni malas caras en el proceso de juego. En nuestro blog podréis encontrar recetas que los niños pueden ayudaros a realizar. Os dejamos el enlace a una de las recetas por aquí: Receta Helado Dolls And Dolls.

POR LA TARDE

Las tardes de verano son muy agradecidas para los que se encuentran en casa. Pero, a veces, los pequeños las consideran los momentos más aburridos del día. Siguiendo estos consejos podremos hacer que su aburrimiento disminuya y su humor, por tanto, mejore.

De 15:00 a 17:00. ¿Echamos una siesta?. Depende de la edad del pequeño y de su disposición genética al sueño reparador de la siesta, esta hora es perfecta para tomarse un descanso del día. Si nuestro pequeño insiste en que no desea dormir la media hora recomendada no hace falta insistir, sólo explicar que nosotros si que vamos a realizarla y, en este caso sí, dejarle un tiempo de pantalla para evitar que realice estropicios o temeridades mientras nosotros dormimos.

De 15:00 a 17:00. Jugar en casa también es divertido en verano. Estas horas pueden suponer un peligro para nuestros hijos si las pasan jugando en la piscina o en la playa, por tanto, se recomienda que las actividades que se realicen dentro de esta franja horaria sean dentro de casa con dispositivos de refrigeración tales como ventiladores o aires acondicionados. Moderad el uso de este último, ya que podría conllevar a catarros no deseados entre los pequeños. Para poder entretener al pequeño en estos momentos del día, podemos intentar fomentar la lectura, la escritura, la pintura y diversas actividades creativas para ellos. Por ejemplo, si no podemos evitar el uso de una pantalla, podemos recurrir a un juego para colorear digitalmente o a dibujos para colorear en nuestra tablet u ordenador.También es un buen momento para jugar con sus muñecas y, en cierto momento, seleccionar la próxima muñeca que va a querer de regalo nuestro chiquitín.

 

TODOS ESTAMOS DE VACACIONES ¿A QUÉ JUGAMOS?

Cuando  toda la familia está de vacaciones y no se encuentra viajando, se pueden realizar varias actividades en familia para fortalecer los lazos y crear una armonía diferente en el entorno familiar. Las horas recomendadas para realizar estas actividades son las mañanas -excursiones a la playa, escapadas a la piscina, etc- y las tardes tras la siesta de los adultos. Existen un sinfín de actividades y juego que se pueden realizar en familia. Aunque ya no sean tan estilosos como en los 90, los juegos de mesa para jugar en casa en olas de calor son una actividad excelente. Recordad revisar siempre la edad a la que van dirigidos los juegos. Otra opción es la que implica las pantallas, ya que en diversas consolas como la Nintendo se ofrecen juegos muy divertidos multijugador. ¡Cualquier cosa vale si a estar en familia se refiere!

 

EL CALOR Y EL JUEGO SON COMPATIBLES

Ya hemos visto que hay diferentes opciones para que nuestros pequeños lo pasen en grande, disfruten de las actividades veraniegas y no sufran peligro alguno en las olas de calor. Jugar en esta época es muy importante, ya que es una de las mayores épocas de ocio para los pequeñines. COn las recomendaciones y sugerencias que os hemos dejado en este post, esperamos que los veranos no sean tan estresantes para los papás ni tan aburridos para los hijos. En verano hay tiempo para dedicar a todo tipo de actividades y la mejor combinación es poder realizarlas todas sin excederse en ninguna. Aprovechad al máximo las horas que el sol y el calor os permiten realizar actividades al aire libre y disfrutad de las horas de calor en casa frescos con juegos de mesa o digitales para jugar en familia. Y, sobretodo, no penséis en la vuelta al cole demasiado, os impedirá divertiros este verano.

Desde Dolls And Dolls esperamos que hayáis pasado unas buenas vacaciones si ya las habéis tenido y os deseamos un feliz viaje a aquellos que lo vayan a comenzar.