DESCUBRE CÓMO SE REALIZAN LAS MUÑECAS DE SIEMPRE Y CONOCE UN POCO SU HISTORIA


Muñecas de madera, de papel maché, de cera o bañadas en esta, de porcelana brillante, de biscuit, de trapo, celuloide, silicona, plástico y vinilo. Las hay de todo tipo pero siempre son diferentes. Todas y cada una de ellas tienen su propia personalidad, su propia historia. 

¿Quieres conocerla?


Las  muñecas han acompañado el camino de un niño desde el principio de los tiempos; pero no siempre han sido tal y como las conocemos. De hecho, muchas de las muñecas que se realizaron en el comienzo de las sociedades iban a caballo entre el juego y el ritual.

Estas figuras que servían tanto de muñecas como de herramientas para conjuros, se elaboraban a partir de materiales sencillos –como la madera o el trapo- con formas algo grotescas y primitivas.

Muñecas de madera egipcias

Muñeca egipcia. Siglo II-V d.C.

Muñecas de cuerda egipcias

Muñeca egipcia. Siglo I-III d.C.

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre ellas, hemos podido recuperar algunas muy antiguas. Estas muñecas egipcias pertenecen al periodo de romanización y presentan un hieratismo propio de los artistas de la época o, en ocasiones, de inexpertas manos como las de un niño. Seguro que, estéticamente, no sean lo mejor que hayáis visto, pero es interesante observar la evolución de la muñeca desde el paradigma coleccionista que acabará adquiriendo, es decir, desde el interés que comenzó a crecer entre la comunidad creativa adulta sobre estas curiosas figuras.

Muñecas de trapo precolombinas

Muñecas precolombinas.

Al principio, como bien hemos comentado, las muñecas servían tanto de jovial pasatiempo para los más pequeños como de instrumento para la magia y rituales de los más mayores. A medida que fue pasando el tiempo, la sociedad fue pasando por periodos que comenzaron a desgastar la magia como la instauración del cristianismo por el emperador Constantino I o incluso el Humanismo, corriente de pensamiento que comenzó a desbancar el papel de la espiritualidad en el desarrollo del hombre.
Por tanto, el cariz mágico de estos objetos se convirtió en algo obsoleto y comenzó a dar paso a convertirse en algo más inocuo, profano, con lo que los niños se divertían.

 

EVOLUCIÓN DE LAS MUÑECAS

 

Sin embargo, comenzamos a denotar una evolución en la muñeca hacia el siglo XVI gracias a las lujosas vidas de las distintas realezas europeas y sus cortes, las cuales no dudaban en ajornalar a un maestro artesano para la creación de las espléndidas muñecas que lucirían sus retoños. Fue entonces cuando la muñeca comenzó su desarrollo en cuestión de detalles y materiales, haciéndola cada vez más atractiva, vistosa y alegre.  Gracias a esto, la muñeca pasó a convertirse no solo en un juego de niños, sino en una pasión para muchos adultos.

Cuadro de niña jugando con muñecas

Emile Munier – La niña y la muñeca (finales S. XIX)

Cuadro de niña jugando con muñecas

Pierre Auguste Cot – Petite fille (1871)

El oficio de artesano de muñecas, a pesar de ser antiguo, pasó un tanto desapercibido entre las diversas disciplinas artísticas hasta finales del siglo XIX ya que, por las revoluciones industriales acaecidas, el artesano empezaba a ser minoría. Esto también significó que la manufactura comenzó a señalarse como sector de lujo entre los consumidores de la época por su exclusividad y valor y, por lo tanto, una jugosa atracción para los amantes del coleccionismo. Si bien, aún podemos encontrar vestigios del oficio en siglos pasados gracias a la existencia de algunas muñecas de época o de algunas escenas recogidas en ciertas obras de artistas que acertaron en plasmar la dedicación de estos artesanos -como la que aquí abajo os mostramos-.

Cuadro fabricante de muñecas

Louis C.Moeller-The Dollmaker (El fabricante de muñecas) – Finales del S.XIX

Niña jugando con sus muñecas

Niña con muñeca. Principios de S.XX

Cuando vamos a un museo, todas las piezas que observamos son todas genuinas, únicas, aunque sean realizadas por el mismo artista y su composición sea muy similar y, en ocasiones, clónica. Lo mismo ocurre con las muñecas. Es por ello por lo que comienza el coleccionismo de este tipo de artículos; las muñecas no dejan de ser preciosas esculturas y, dependiendo del tipo de muñeca, se pueden llegar a obtener rarezas de un alto valor en el mercado. Los coleccionistas adoran estas piezas ya que, a parte de ser artículos históricos cargados de componentes sociológicos y majestuosamente manufacturados, son realmente bellas de observar.

Pequeña sosteniendo a sus muñecas

Niña con muñeca. Años 40 / S.XX.

La figura del artesano escultor todavía existe en la industria de la muñeca, ya que es la persona que se encarga de confeccionar las partes de la muñeca con sus propias manos, con un humilde trozo de barro. En España, podemos encontrar esta figura en dos pueblos vecinos como Onil o Ibi (Alicante); estas localidades se dedican a realizar muñecas desde principios del siglo pasado y poseen el 44% de la producción de muñecas estatal. Estas localidades todavía preservan ciertos oficios que van en decadencia, como el que antes hemos nombrado de artesano escultor. Milagrosamente, la industria de la muñeca se está logrando integrar en la era mecanizada de manera exitosa, ya que es un producto que requiere y requerirá siempre la mano de un artista experimentado para su correcta elaboración.

 

CÓMO SE HACEN LAS MUÑECAS EN 10 PASOS

 

Tal como las muñecas, el proceso para su creación también ha ido evolucionando a lo largo de los años, ya que la manufactura ha pasado un poco al segundo plano en esta era mecanizada y digital. De todas maneras, en las fábricas de muñecas todavía encontramos que parte del proceso se ha de realizar a mano, con esmero y cuidado para que la pieza no se malogre. A continuación, te comentamos cómo se realiza una muñeca hoy en día y cuáles de los procesos no están todavía mecanizados del todo:

Primer paso: Se realiza el encargo al artesano escultor que, con sus propias manos, moldea el  barro a su gusto y diseña el rostro y las diferentes partes del futuro muñeco. Para los pasos finales y detalles del rostro, éste se ayuda con diversas herramientas como pinceles. De esta manera, el acabado de la muñeca quedará mucho más limpio y natural. Este paso es sumamente importante, ya que definirá el estilo y la belleza de la muñeca; para lograr plasmar las emociones de las muñecas en barro –alegría, tristeza, timidez- se ha de poseer una gran habilidad como escultor y poseer amplios conocimientos en cuanto a la anatomía facial se refiere. Es decir, no es un trabajo que pueda realizar cualquiera.

Segundo paso: Una vez moldeada la muñeca con barro, esta se pasa a un molde de escayola, el cual, una vez endurecido, pasa a transformarse en un molde de cera. Para poder continuar con el proceso de realización del molde, esta cera que hemos obtenido se ha de pasar por un baño de níquel, el cual permitirá que el molde sea apto para para que pueda introducirse el vinilo líquido dentro del mismo y poder hacer la muñeca realidad pasándolo por el horno.

Tercer paso: Una vez están horneadas las piezas, se extraen del molde con cuidado y se procede al lavado de las mismas para que el vinilo se deshaga de posibles impurezas no deseadas y de tóxicos procedentes del níquel.

Cuarto paso: Una vez lavadas, las piezas pueden ser pintadas con mascarillas y spray o a mano. Depende de la política de manufactura que tenga la empresa. De todas formas, algunos detalles como las cejas –aunque el resto de la pintura sea con spray- se suelen pintar a mano por parte de los técnicos de las empresas.

Quinto paso: De nuevo, se pasan por el horno las piezas ya pintadas, puesto que para la colocación de los ojos y el pelo han de estar calientes. Si el vinilo está frío a la hora de colocar partes como el pelo, dichas partes tienen riesgo de caerse o de malograr el propio vinilo.

Trabajadora de la fábrica de muñecas

Fábrica de muñecas. Mediados S.XX.

Sexto paso: Una vez sacadas del horno, las piezas pasan por el colocado de ojos. Dependiendo del estilo de muñeca, los ojos pueden colocarse tanto móviles como estáticos. Si los ojos son estáticos, se colocan a presión con una máquina que los incrusta en el vinilo; o si, por el contrario, son móviles, se colocan con la ayuda de un imán para no entorpecer el mecanismo de apertura del ojo. Cuando la muñeca viene con los ojos cerrados este proceso no es necesario y se va directamente al séptimo paso.

Séptimo paso: Tras haber colocado los ojos a la muñeca, se procede a la colocación del pelo. Generalmente, el pelo se incrusta en el vinilo con agujas de tapicero, cosiéndolo a la cabeza a mano con una especie de tejedora gigante que rota a la vez que cose.

Octavo paso: Tras esto, el pelo se humedece con un líquido especial rebajado con agua para poder moldear el pelo de la muñeca al gusto. En muchos casos, encontramos peluqueras trabajando para este tipo de empresas, las cuales eligen el corte y confeccionan los recogidos de muchas muñecas famosas.

Noveno paso: Sólo falta vestir a nuestra muñeca con las ropas más a la moda. Una modista, basándose en ropa real, confecciona los patrones para las muñecas en cartón, para que después se puedan cortar los retales de forma simultánea en gran cantidad y poder pasárselos así a los costureros (normalmente de fuera) y poder confeccionar así el vestido.

Décimo paso: Solo queda el paso previo a la adopción de las muñecas. Se arman, se visten, se encajan, se rematan y ya quedan listas para pasar un corto periodo de tiempo en su caja hasta ser abierta por alguien que las cuidará y las querrá mucho.

En Dolls And Dolls llevamos diez años compartiendo esta afición por las muñecas y proporcionando a miles de niñas, madres y coleccionistas el sueño de tener la muñeca perfecta. En nuestra tienda online podrás encontrar tu muñeca deseada y cumplir también tu sueño. Accede a Dolls and Dolls.

Enlaces de interés

Cómo pintar a mano tu muñeca

Cómo se hacen los bebés Reborn

Libro recomendado