Los cuentos de Dolls And Dolls pretenden fomentar la avidez lectora de los más pequeños de la casa, ayudándoles a mejorar su imaginación y su comprensión lectora. Además, cada uno de nuestros cuentos transmite unos valores que vienen indicados antes de cada inicio de la lectura. ¿Preparados para leer un cuento sobre las Muñecas Mia?

Valores del cuento:  🙂 Amistad   ◊ Cooperación   ♣ Resolución de conflictos


Muñecas Mia – Mia y el vestido descosido

Foto de un pueblo en la montaña

En un pequeño pueblo situado en las altas montañas de una tierra lejana vive Mia, una joven chica que sueña con convertirse en una gran modista. Hoy es el día en el que se gradúa de la escuela de moda y costura, y todos sus amigos y familia están esperándola en el salón de actos del pueblo, sin duda es un día muy especial para ella.

Pero hay un gran problema: ¡en el último momento han aparecido con roturas los trajes que había preparado como proyecto de fin de curso! ¿Qué puede hacer Mia para arreglar la situación en las dos horas que le quedan hasta que le toque presentar su trabajo?

—¡Oh, no! —dice Mia preocupada— Me había llevado mucho tiempo hacer estas prendas, ¡y ahora están destrozadas! Pero peor aún, ¡aquí no hay nada que pueda emplear para arreglar los descosidos!

Mia sale a buscar a su profesora para explicarle la situación dispuesta a rendirse, pero de la nada aparece su mejor amigo, Mio, quien iba a echarle una mano llevando algunos conjuntos en la presentación, y se da cuenta de que algo no va bien.

Mia, ¿qué te pasa? —pregunta Mio preocupado— Tienes mala cara, ¿va todo bien?

—Sígueme y lo verás, está todo hecho un desastre —responde Mia sin esperanzas.

Mia en el camerino - Muñecas Mia

Mia y Mio van hacia la sala en la que se encuentra la ropa que Mia había preparado con tanto esfuerzo. Hablan de lo ocurrido para que Mio pueda entender la situación, y entonces este parece ver una posible solución.

—Creo que hoy es tu día de suerte, pues he traído mi bici de dos asientos hasta aquí. Andando no podemos llegar a tiempo a la escuela, ¡pero si usamos mi bici podemos llegar en un abrir y cerrar de ojos! —propone Mio con los ojos brillando.

—¡Qué gran idea has tenido! —exclama Mia mientras no para de emocionarse más y más— No perdamos el tiempo pues, ¡vamos a nuestro destino!

Ambos salen con los vestidos a la calle y Mia los pone en la cesta de la bici. Cada uno se sube en su sillín y se prepara para pedalear fuerte. Tienen que llegar a las afueras del este, y se encuentran en la parte oeste del pueblo, así que no se lo piensan más y arrancan a toda velocidad.

Van tan rápido que crean una corriente de viento alrededor de ellos y dispersan las hojas que hay en el suelo, suerte que hoy no hay mucha gente en la calle porque casi todos están en el salón de actos. Tras un cuarto de hora, llegan al puente por el que se llega a la escuela, y desde ahí se puede ver con totalidad el imponente edificio. Lo pasan y llegan a la entrada.

—Bien, ¡hemos llegado! —dice Mio— Vamos a tu clase directamente, ¿no?

Mia y Mio en la escuela - Muñecas Mia

—Me temo que no funciona así, tendremos que encontrar al profesor de guardia que se haya quedado para que nos abra la clase. —comenta Mia— ¡Debemos ir a la sala de profesores ya mismo o nos quedaremos sin tiempo!

Los dos van hacia ese lugar, que se encontraba muy cerca de la entrada, y ahí está sentado el profesor que buscaban. Hablan con él sobre el problema y les da las llaves de la clase, ahora tienen una hora para arreglar las roturas antes de que les toque volver.

Llegan a la clase y se ponen manos a la obra. Mia cose, mientras que Mio le ayuda trayendo los materiales y herramientas necesarios para poder llevar a cabo el arreglo. Y, después de mucho trabajo y apenas acabándoseles el tiempo, han logrado dejar los conjuntos como nuevos.

Devuelven las llaves al profesor de guardia, se montan en la bici de Mio y se dirigen a toda pastilla hacia el salón de actos del pueblo. Cuando entran por la calle del comercio, ven que hay un tráiler tapando toda la carretera que justo había traído un coche para el concesionario, ¡pero no pueden frenar a tan poca distancia yendo cuesta abajo!

Mio ve que el tráiler tiene una rampa, por lo que no le queda otra opción, tendrá que saltarla si no quiere chocar.

—¡Mio, cuidado, nos vamos a chocar, frena! —grita Mia asustada.

—¡No, Mia, hay que acelerar! —responde Mio en voz alta— ¡La única opción es saltar esa rampa de ahí!

Ambos confían y aceleran aún más, ¡y logran saltar por encima del tráiler! Aterrizan en la carretera como si nada les hubiera pasado y siguen hacia su destino. Llegan al salón de actos quedándoles quince minutos, entran por la parte de atrás y escuchan a alguien gritar en uno de los camerinos.

Mia y Mio corriendo por el pasillo - Muñecas Mia

—¡Cuidado! —exclama el niño que estaba gritando— ¡Ese mapache ha destrozado mi ropa, y todo mi trabajo de fin de curso se ha echado a perder!

—¡Así que todo este tiempo había sido este pequeño animalito! —concluye Mia— Míralo, se le ve con cara de no saber dónde está. Las roturas fueron hechas por él, seguramente porque estaba nervioso ya que no sabía cómo salir de este lugar.

—Entonces habrá que sacarlo a la calle antes de que cause más problemas, ¿no? —dice Mio.

El niño y Mia asienten y llevan al animal hasta la entrada del edificio, devolviéndolo a la naturaleza y evitando que otros niños que iban a presentar su trabajo de fin de curso pasaran por lo mismo que ellos. El niño, sin embargo, está triste, ya que no tendrá tiempo para arreglar todos los destrozos.

—Oye, yo no soy alumno de la escuela de moda y costura. Iba a ayudar a Mia a presentar sus conjuntos, pero ¿qué te parece si ocupas mi lugar y así puedes presentar algo a tiempo? —pregunta Mio al niño.

—¿De verdad harías eso por mí? —dice el niño sorprendido— No te imaginas lo agradecido que estoy. Sin vosotros probablemente hubiera repetido el año.

Y así, finalmente empieza la pasarela de moda de fin de curso y el niño y Mia salen al escenario enseñando los conjuntos. Gracias al trabajo duro y al compañerismo ambos lograron una matrícula de honor, siendo muy buenos en sus respectivos trabajos. Y así, esta historia se ha acabado.

Foto de Mio NIN3408 pelirrojo con pelo ondulado y conjunto mostaza - Muñecas MiaFoto de Mia NIN3407 rubia con pelo liso y conjunto mostaza - Muñecas Mia

¿Quieres conocer más a estos entrañables personajes? Consigue a Mia y Mio, los protagonistas de esta historia, y a otras muñecas Mia de la misma colección en nuestra página web.

Compra aquí las muñecas de Nines d’Onil