1942. Tras tres angustiosos años de Guerra Civil (1936-1939), España vive una cruda posguerra. La gente, sin embargo, comenzaba a retomar la esperanza en el progreso de la nación y miraban al futuro con optimismo a pesar del panorama mundial que entonces azotaba al resto de sociedades.


EL PRINCIPIO DE UN LEGADO

Los niños de la posguerra demandaban ilusión más que cualquier otro niño. Es por esto que, en la capital española, alguien que amaba las muñecas se percató de esto y quiso darle forma a su sueño y el de muchas personas.

Josefina Sánchez Sierra decide dar forma a su pasión por las muñecas en 1942 fundando Sánchez Ruiz S.A. y adquiere el céntrico y mítico local del número 47 de la Gran Vía de Madrid. Fue en 1960 cuando a Josefina se le unió su hijo José Luis Esnarriaga. Esta familia realmente tuvo una estupenda visión de negocio: La época era la idónea, el producto era exclusivo y la localización, inmejorable.

Cortesía de Así.

Cortesía de Así.

Durante los años siguientes, la tienda se encargó de hacer llegar a sus clientes unas de las mejores muñecas del mercado –encargadas a las grandes fábricas españolas-. En cuanto a la gama de vestidos y complementos, era confeccionada en la misma tienda de la Gran Vía.

Como extra de genuinidad para los clientes, se podían pedir muñecas personalizadas por encargo, ya que los acabados como el peinado o el maquillaje se podían realizar al gusto del comprador. Vamos, una tienda de calidad y exclusividad en el corazón de Madrid. ¿Qué más se puede pedir?

Tras años de labrado trabajo y dedicación, la empresa sufrió una sacudida cuando, de manera inesperada, José Luis Esnarriaga fallece en 1980 dejando el gran peso de la empresa a una joven Ángela Simón.

Cortesía de Así

Cortesía de Así

A pesar de la terrible situación personal, Ángela aunó todas sus fuerzas para continuar el legado de su marido y -en un gesto de amor y supervivencia enorme- crear en la segunda planta de la tienda de la Gran Vía de Madrid su propia cadena de montaje para ciertos productos de las muñecas como zapatos, calcetines, pololos, flores, gorros, peinados, color de ojos…). De ésta manera, la empresa pudo seguir acercando la ilusión y los sueños a los miles de hogares que adquirían sus productos.

Durante muchos años, Ángela trabajó con pasión y esmero en la empresa hasta que, un día, decidió dar el salto y trasladar su producción a La Meca de las muñecas en España: Onil (Alicante).

Cortesía de Así.

Fábrica de Onil. Cortesía de Así.

Gracias al gran apoyo de sus cuatro hijos y tras largo tiempo de trabajo, Ángela pudo sacar la colección de muñecas que denominó “Así”- colección que da nombre a la actual marca. Los cinco continúan con la adorable tradición familiar en la fábrica situada en la provincia valenciana de Alicante, llevando todo el trabajo que conlleva la empresa ASIVIL S.L.

Fue en 2006, antes de la gran expansión internacional de la marca, cuando se produjo un incendio en las instalaciones de la empresa; este hecho provocó que no se pudiera llevar a cabo esa ansiada y necesaria expansión de la marca.

A pesar de los acontecimientos acaecidos en 2006, Así volvió a demostrar su fortaleza y espíritu continuando con más entusiasmo si cabía en el proyecto “Así”. Demostraron su gran fortaleza llegando a exponer la preciosa colección Así en la feria internacional de Núremberg en Alemania –en el año 2012-.

Las marca volvió a sufrir un ataque del caprichoso destino cuando se vio obligada a cerrar su mítica e inicial tienda de la Gran Vía en el año 2015; local que ahora ocupa una tienda de merchandising de un famoso equipo de fútbol. A pesar de esto, Así todavía cuenta con diversas tiendas más, como la de la calle del Arenal.

Antes y después de Así

Tienda Así de la Gran Vía (izquierda) y vista actual del local que dejó (derecha).

Actualmente, Así cuenta con una gran cantidad de países que distribuyen por todo el mundo sus preciosas y cuidadas creaciones como México, Corea, Italia, Portugal, Inglaterra, Francia, Países Escandinavos, Rusia o Dinamarca –entre otros-.

Las muñecas de la marca Así son conocidas por todo el mundo pero, ¿por qué tienen ese impacto? Conoce el motivo de su gran aceptación y reputación mundial con nosotros en las siguientes líneas.

 

MUÑECAS ASÍ: GENUINAS Y DE CALIDAD

La reputación que precede a la marca Así es bien conocida por cualquier coleccionista de muñecas que se precie e, incluso, por los hogares aficionados al mundo de la muñeca que ofrecen a sus más pequeños la oportunidad de jugar con las preciosas obras de arte en miniatura que nos brinda esta antigua y consolidada marca del sector de la muñeca.

¿Por qué escoge la gente las muñecas Así?

Desde su fundación en 1942, la madrileña firma ha estado al servicio de los más exigentes clientes del mundo de la muñeca, adaptándose a sus necesidades y ofreciéndoles la mejor experiencia de compra pudiendo incluso personalizar las muñecas que adquirían en su céntrica tienda de Madrid.

Esto, ha llevado a que muchos clientes más que satisfechos, requirieran sus productos cada vez más; ya que recomendaban siempre la compra de una muñeca de “la casa de muñecas” de Gran Vía 47. Gracias a ello, Así comenzó a ganarse la fama que hoy todavía acompaña a la firma.

Veamos unos cuantos ejemplos que muestran su gran dedicación y excelencia en sus productos.

 

LEO: INSIGNIA DE LA CASA

Seguro que, si sois asiduos de las muñecas, alguna vez os habéis encontrado con esta carita cuando os habéis dirigido a comprar una preciosa muñeca.

Así Muñeca Leo

Así tiene como insignia la muñeca Leo. Puedes adquirirla haciendo click aquí.

Esta muñeca se llama Leo y es una de las más conocidas de la marca Así. Es normal que, si no la conocías, te hayas enamorado de un primer vistazo. Esta preciosidad mide 46 cm, sus extremidades son de vinilo y su cuerpo está relleno de miraguano -una fibra vegetal, brillante y suave, que se encuentra en el interior del fruto del árbol que lleva este mismo nombre-.

La forma del rostro y los detalles del moldeado de cada una de las partes que integran su faz hacen que Leo sea una muñeca adorable e imposible de olvidar. La característica forma de sus labios y la redondez de las cuencas oculares crean una perfecta armonía en esta muñeca, la cual parece observar calmada y curiosa lo que ocurre a su alrededor.

Si estás pensando adquirirla -cosa lógica- puedes pasarte por nuestra web para ver todos los modelos de Leo que tenemos disponibles. Sólo tienes que hacer click aquí.

 

EDICIONES LIMITADAS

Así también es famosa por sus Series Limitadas de -actualmente- 400 unidades, que ponen al mundo de la muñeca en vela a la espera de las nuevas muñecas sorprendentes y exclusivas, las cuales sólo unos pocos podrán adquirir y disfrutar.

Os dejamos por aquí una de las muñecas de la Serie Limitada de Así 2018. Si tenéis interés en saber más sobre ellas, sólo tenéis que hacer click aquí.

Mariola de la marca Así

Mariola pertenece a la Serie Limitada de la marca Así.

Mariola descansa sobre su toquilla esperando la adopción de una mamá o papá genial. Los detalles de esta preciosa muñeca bebé se ven casi a primera vista. Si quieres observarla de más cerca, puedes hacer click aquí y, de paso, adquirirla.

Esta princesa mide 46 cm y pesa aproximadamente 1’4 Kg, para darle mayor realismo a la creación. Sus ropas están realizadas con un gusto exquisito. Las Series Limitadas incluyen un certificado de nacimiento con su nombre y su número de serie y vienen firmadas por la diseñadora de Así – Ángela Simón-.

Estas ediciones concentran todo lo que es la marca de muñecas Así: Excelencia, tradición, calidad, empeño y artesanía.

 

EL LEGADO DE ASÍ

Así ha demostrado ser una empresa tenaz y luchadora, habiendo superado tragedias familiares, incendios e, incluso, mudanzas kilométricas. Hace poco conocimos sus propuestas para 2018 – las cuales puedes obtener en nuestra web haciendo click aquí– y año tras año sorprende con creaciones estupendas y calidad abrumadora, así como en la originalidad de sus vestidos y complementos.

Familia Así.

Familia Así. Cortesía de Así.

Esperemos que su legado perdure en el tiempo y podamos disfrutar de sus creaciones muchas generaciones más.